Digerido el roscón de reyes comienzan las buenas intenciones para el nuevo año; dieta, gimnasio, dejar de fumar. En ganamos reciclando te proponemos una nueva intención:

Cambio de hábitos para el 2018

Estos cambios de hábitos son muy poderosos para el medio ambiente, la sociedad y también la economía. Teniendo en cuenta que somos una sociedad de consumo basada en el dinero, que mejor manera de cambiar el mundo que utilizando sus mismas armas: el consumo como carro de combate.

Te dejamos 5 recomendaciones estrella:

1- Consume de acuerdo a la filosofía de la empresa, cada día más consumidores eligen comprar en comercios que ofrecen políticas sostenibles. Un ejemplo de ello es el progreso de la moda ética o slow fashion, sostenible no solo a nivel medioambiental, sino social. La moda sostenible también vela por un cultivo más respetuoso con el medio ambiente. Este cambio de hábito obligará a las grandes textiles a mejorar las condiciones laborales de sus trabajadores, a retirar sus fábricas de países donde usan mano de obra infantil y a responsabilizarse de las materias primas que utilizan para la confección. Es muy importante el poder del consumidor para castigar a empresarios que evaden fiscal-mente dañando la economía y acentuando la desigualdad.

2- Compra productos de comercio justo, compra en el comercio de barrio, compra productos locales y relocaliza la economía.

3- Consume productos ecológicos, que no te engañen, no necesariamente es más caro. Un ejemplo de ello es cosmética Lush, puedes comprar jabones y cremas hechas a mano y sin testear en animales. Las tiendas ecológicas tienen el valor añadido de ofrecerte colaborar con alguna causa comprando determinados productos.

4- Compra en tiendas de segunda mano,  vende lo que no uses  y dale más vida a las cosas.

5- Recicla, pero exige reciclar con incentivos. La base de la economía circular es darle valor a los residuos.

Un hábito más como bonus extra….Usa más la bici, renuncia al coche…..Por tu salud y la de tod@s!

Por último les vamos a dejar un vídeo que tiene sus años, pero que permite comprender lo importante que resulta el poder del consumo como carro de combate, que se logra  a través de los cambios de hábitos de las sociedades.

Como dijo Marie Curie: “El camino del progreso no es rápido ni es fácil”. Por ello nos urge actuar individual y colectiva-mente.